La Festa Major de Gràcia me transportó al país de las maravillas!

Cada año, a mediados de agosto, Gràcia – un barrio bohemio, de buen ambiente y de moda en Barcelona – acoge una de las fiestas vecinales más grandes y más coloridas de la ciudad; La Festa Major de Gràcia. Personas de todas las edades se reúnen en sus calles estrechas y pequeñas plazas para participar en las competiciones, para comer y beber, para ver los fuegos artificiales y a las torres humanas, y para bailar y pasar un buen rato. Las escenas y conciertos son muy numerosos, al igual que las actividades y eventos. Es un fantástico evento para sentirse bien acogido, de una semana, con la friolera visita de un millón y medio de personas cada año!

El principal atractivo de la festa es la decoración de unas 15-20 calles y plazas que, no sólo dan testimonio del trabajo duro y la creatividad, sino también del increíble espíritu comunitario. Cada calle elige un tema y cuidadosamente planifican, diseñan y preparan todas las actividades que se llevan a cabo allí, y llegado el gran evento, participan en vestir su parte de Gràcia con su vestido de fiesta.

Para mí es todo un gran espectáculo de diseño. La fiesta es maravillosa y estoy feliz que los vecinos nos dejen participar, pero sobre todo bucear en busca de inspiración, ansiosa por ver lo que la gente de Gràcia ha diseñado. Es casi como un cruce de diseño de interiores, escenografía y teatro. La imaginación es inmensa, y no hay nada que no sean capaces de crear. Y el aspecto más increíble; casi todo se crea a partir de material reciclado!

Si estás buscando ideas para una fiesta temática o cómo crear un ambiente acogedor en un espacio grande vacío, si estás devanándote el cerebro para encontrar maneras de decorar la habitación de tu niño, o participar en actividades creativas y rentables con tus hijos, entonces no busques más. En los últimos dos años he descubierto ideas para lámparas y decoración, motivos que harían un gran mural o obras de arte enmarcadas, y me ha impresionado la manera en que se las han ingeniado para que me trasladaran a un lugar completamente diferente.

Este año el Carrer Progrés tenía una temática zombie que me hizo pensar que menos mal que no vivo allí, ya que no creo que me atreviera a salir de noche. La Plaça Rovira i Trias en cambio me llevó a Japón para ver la hermosa floración de los cerezos. Carrer Fraternitat me transportó al país de las maravillas, y el Carrer Verdi al Amazonas. Mi premio a la ternura va hasta el Carrer Joan Blanques, donde tantas criaturas marinas habían sido cosidas y colgadas por todas partes. Espero que encuentren buenos hogares para ellos una vez que los recojan.

Así que si no habías ya pensado en una manera de reutilizar las cápsulas de Nespresso, o si tienes un garaje lleno de neumáticos para bicicletas viejas y cajones, esto podría darte algunas ideas. Y si te lo perdiste, no te preocupes, muchos otros barrios de Barcelona también celebran su Festa Major de forma similar entre los meses de junio y septiembre. Y siempre hay el próximo año…

Déjanos un comentario...